Imagen de la etiqueta certificado eficiencia energética

Certificado de eficiencia en vivienda

Hoy os voy a dar una serie de recomendaciones relativas a un aspecto que suele descuidarse a la hora de comprar una vivienda. No me voy a extender con definiciones técnicas sobre el certificado en sí mismo.

Os indico un enlace para cuestiones puramente definitorias del significado y los edificios donde es de obligado cumplimiento, lo que mide etc.

Mis recomendaciones son fundamentalmente en este artículo para los compradores de vivienda de segunda mano o incluso nueva que estéis a punto de realizar una reserva del inmueble.

¿Os han enseñado en la agencia, o en la promotora la indicación con la que cuenta o contará en un futuro?

En el caso de que sea un inmueble de segunda mano, es obligatorio que el consumidor disponga de este dato para poder valorar y comparar opciones.

En casos de promociones de obra nueva suele haber un estudio de previsión por las calidades de los diferentes acabados de estructura con los que se podrá tener en cuenta que calificación energética tendrá.

Antes de comprar una vivienda, hay que tener este certificado muy en cuenta.

¿Será una casa fría o calurosa? ¿Estará mal aislada? ¿Gastarás mucho en electricidad o gas ?

A estas preguntas podemos responder de una forma sencilla gracias al Certificado de eficiencia energética.

La orientación o el cerramiento del edificio, las ventanas de las que dispone son algunos de los aspectos claves que se valoran en estas mediciones.

Mi recomendación es revisar con mucho detenimiento este factor antes de cualquier decisión de compra.

Realmente puede que no sea la determinante guiarse por el Certificado de eficiencia energética cuando compramos una vivienda, ya que si nos gusta la vivienda de forma global, no la dejaremos de comprar por tener un consumo algo mas elevado de gas o de electricidad.

Pero hay que analizarlo al menos para evitar sorpresas. Hay edificios que por su estructura y orientación, estaremos obligados a gastar mucho mas en consumo de gas, por ejemplo, que en otros.

Imaginemos por ejemplo que vivimos en la zona norte, por ejemplo en la localidad en la que yo me encuentro, Galdakao.

Un edificio que fue construido hace cuarenta años, con orientación noreste, con una fachada caravista y ventanas de PVC con doble acristalamiento, rotura puente térmico.

Un segundo piso por ejemplo, como sería el ejemplo de la vivienda donde he vivido muchos años con mis familia, tendría una calificación energética en emisiones (emisiones anuales de CO2, en kg CO2 por m2 de superficie útil) con indicación E y de energía primaria (Energía primaria anual, en kWh por m2 de superficie útil) con la indicación F.

En el mismo edificio, con las mismas ventanas y mismos metros útiles, pero con una orientación suroeste, la calificación dispone de una letra superior, es decir, con la misma altura tenemos una calificación mejor.

Hay que señalar que la mayoría de edificaciones anteriores al 2016/2017 e incluso posteriores, de forma genérica, tienen calificaciones energéticas habitualmente entre la D y la E.

Categorías según rangos

La letra A y B nos reflejaría que la vivienda tiene un grado alto de eficiencia, lo que se traduce en que necesita poca energía para su funcionamiento.

C y D nos indicarían que el consumo puede considerarse apropiado.

Las viviendas que tienen la letra E y F serían consideradas poco eficientes en términos generales y las de la letra G,   muy poco eficientes.

Lo deseable es que tengan al menos la letra o categoría D.

¿Significa entonces que debo descartar la vivienda con orientación noreste por la suroeste?

No necesariamente. Hay que comparar el estado del inmueble, mejoras en cuanto a interiores y precio, evidentemente.

Pero es un buen ejemplo de que a largo plazo los consumos y el grado de eficiencia en aislamientos son otro punto a tener en cuenta en la elección de nuestra vivienda.

Hay que tener en cuenta que hay excepciones a la realización de este trámite para realizar la venta de una propiedad;

Monumentos o edificios históricos que están protegidos oficialmente por formar parte de un entorno con un determinado valor arquitectónico o lugares de culto y edificaciones para actividades religiosas.

¿Lo habríais tenido en cuenta?

Etiquetas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes Dudas? ¡Contáctanos ya!


Aviso legal | Política de Cookies